Skip to content

CategoríaLiteratura

Una de las cosas que más satisfación puede dar a un bloguero, o la que más, es ver que lo que escribe interesa. Gente que interactúa, que comenta, que pregunta, aunque sea  simplemente escribirte para decir que le gusta una entrada o le parece interesante. Pero que alguien te diga que tus post le han servido de inspiración... Buff. ¡Eso es todo un halago!

Rosa Chillón es una lectora de Historias del Altiplano, muy activa en el grupo de Facebook Huéscar en el recuerdo. Allí suele colgar fotos de Huéscar y compartir con los miembros microrrelatos sobre recuerdos, anécdotas, personajes o leyendas de Huéscar. Y este Sábado tuve la gran alegría de recibir un mensaje suyo diciendo que la entrada de ese día ( ORCE Y LA PERVIVENCIA DE LOS NATURALES IV: DE OCULTOS A PRINCIPALES.) le había inspirado una de sus historias. Yo estaba encantado, por supuesto, y le ofrecí publicarla en el blog si me daba permiso...

Así que señoras y señores, con todos ustedes Rosa Chillón y su estupendo relato. Muchísimas gracias por este "regalo".

EL CABALLERO

Un lustro ya desde que partiera como escudero de la casa de Maza hacia el Nuevo Mundo... A su padre, hombre principal de la villa de Orce, no le bastaba con contribuir en poner o quitar alguaciles, quería a toda costa que los castellanos viejos lo respetaran a él y a toda la familia. Por ello no perdía la oportunidad de hacerse valer ante los señores de todo el entorno. Así es como él, Alonso de Ramal, había llegado a formar parte de aquella expedición. Su padre con el que compartía nombre había pagado quinientos reales para que él, su hijo. formase parte de ella. También preparó su casamiento para su vuelta, y había pagado a la iglesia una misa por cada semana que su hijo estuviera fuera. Aunque marchó contra su voluntad a hacer algo que no le gustaba, ahora volvía como caballero, con la faltriquera llena y el reconocimiento de la corte por su aportación en la conquista de nuevas tierras en ultramar A lomos de su corcel negro estaba a punto de entrar en la villa que lo viera nacer, para honrar a su padre y desposar a aquella joven dama que lo esperaba...

¿Continuará?...

Permanent link to UN MICRORRELATO DE ROSA CHILLÓN