Skip to content

los avatares de un teatro.

Aquí os dejo este estupendo relato de Rosa Chillón, sobre la iglesia del convento de Santo Domingo, el antiguo (y ahora nuevo) Teatro de Huéscar.

Teatro de huescar

La imagen es de El Archivo hace saber, el blog oficial del archivo municipal de Huéscar.

– los avatares de un teatro.

Viajaba  ya  por   el camino real  – Valencia  Granada  -, (aunque  procedía   de una  parte  del  Reino  de  Aragón  ,  concretamente  de  Cataluña) , cuando  antes  de dejar  atrás  las  tierras  murcianas  la  vi.  Y  sentí  lo  que  en  su  día  debió  sentir  El  Rey  Fernando  cuando  procedente  de  Murcia  caminaba  a firmar  las capitulaciones  de  un  pueblo  y  de  una  comarca  entera  .

Lo  que  sentí  al  igual  que  el  monarca  de  Aragón ,en  mil  cuatrocientos ochenta  y ocho  fue  fascinación  ante  aquella  mole  de  piedra  solitaria  que  se  elevaba  al  frente  y  que  me  iba  a  guiar  a  mi  destino  como  lo  hizo  con  el   Rey,  La ZAGRA  para  Él , para  mi  La  SAGRA.

Mi  viaje  comenzó  ocho  meses  antes  de  este  quince  de  mayo  de  dos  mil  ocho,  cuando  por  primera  vez  como  adulto  fui  consciente  de  la  majestuosidad  de  la  montaña.

Como  decía  mi  viaje  comenzaba  un  sábado  del  mes  de  octubre  de  dos  mil  siete,  que  como  de  costumbre  desde  hacia  algunos  años  desayunaba  mirando  en  Internet  todo  lo que  podíamos  encontrar  relacionado  con  el  pueblo  de  mi  abuelo,  y  digo  podíamos   porque  en  esto  como  en  otras  muchas  cosas  de  mi  vida  y  de  mi  familia  la  influencia  y  la  presencia  de  mi  abuelo  Manuel  era  el  referente.

Yo  me  llamo  Manel ,  tengo  treinta  y  un  año  y  soy  arquitecto  e  investigador  de  historia  en  mis  ratos  libres,  pero  no   de  historia  en  general,  sino  de historia  e  historias  de  un  sitio  o  lugar  en  concreto,  el  pueblo  de  mi  abuelo  y  su  comarca.

Tanto  es  así  que  aquel  sábado  cuando  tomando  cada  uno  de  nosotros  el  café  matutino  nos  encontramos  en  la  pagina  web  del  ayuntamiento  del  pueblo   con  que  se  habría  el  plazo  para  la  presentación  de  proyectos  para  la  rehabilitación   del  teatro.  Los  dos  nos  miramos  sin  decir  nada  pero  con  el  mismo  pensamiento,  el  se  dio  la  vuelta  y  se  dirigió  hacia  sus  archivos,  los  archivos  que  había  ido  haciendo  a  lo  largo  de  toda  su  vida  y  en  lo  que  yo  había  colaborado  desde  que  era  pequeño,  cogio  tres  archivadores  de  las  estanterías  y  los  puso  sobre  la  mesa,  me  miro  y  dijo:

Haz  un  buen  proyecto  y  preséntalo

Yo  sabía  el  contenido  de  aquellos  archivadores  ya  que  hacia  unos  quince  años  había  dedicado  todas  mis  vacaciones  de  navidad  a  ordenarlos  cronológicamente.

Allí  estaba  toda  la  documentación  que  había  reunido  acerca  del  convento,  la  iglesia  y  el  teatro  de  Santo  Domingo  situado  en  la  calle  Mayor  de  su  pueblo.

 

En  los  papeles  de  aquellos  archivadores  estaba  la  historia  de  uno   de  los   lugares  mas   queridos  de  mi  abuelo  Manuel  y  también  en  esos  papeles  estaba  parte  de  su  propia  historia.

Historia  y  recuerdos  de  una  niñez  y  juventud  en  la  que  mi  abuelo  sufrió  y  lloro   pero  donde  también   fue  feliz  alrededor  de  aquel  monumento  histórico,   como  a  el  le  gustaba  llamar  y  que  llamáramos  los  demás  cuando  en  alguna  conversación   alguien  le  decía  que  le  contara  la  historia  del  teatro  de  su  pueblo.

 

Abrí  los  archivadores  y  allí  seguían  estando  mas  de  quinientos  años  de  historia   de  un  lugar  del  noroeste  de   Granada  al  que  yo  no  iba  desde  que   era  pequeño.

En  aquellos  folios  escritos  a  maquina  estaban   monjes  valientes  que  habían   llegado  al  pueblo  de  mi  abuelo  al  rededor   de  mil  quinientos  a   la   vez  que  el   Conde  de  Lerin,  Condestable   de  Navarra,  tomaba  posesión  de  su  nuevo  señorío   conseguido  gracias  a  su  apoyo  al  Rey  de  Aragón   en  el  acoso  contra  el  Reino  de  Navarra.

 

Pero   no  fue  hasta  ya  entrado  el  siglo  dieciséis  cuando  los  monjes   dominicos   que   habían  llegado  unos  cuantos  años  antes  consiguieron   comprar  un  solar  al  final  de  la  calle  Mayor   del  pueblo,   donde  por  entonces  se  construían  las   hermosas  casa  de  los  ricos  caballeros   que  habían   llegado  con  el  Condestable  de  Navarra.

 

Los  freiles   dominicos  consiguieron  el  dinero  para  comprar  el  solar   para  construir  su  convento   gracias  a  las  limosnas  que  recogían  de   los  habitantes   del   pueblo  y  como  no  con   la  limosna  que  el  propio  Conde  solía   dar  a  monjes   y   curas   para  que  rezaran  por   el.

 

A  mi  la   idea   de  hacer  un   proyecto  de  rehabilitación   de  un  lugar  que  no   conocía  no  me  atraía  en  un  principio,  pero  cuando  empecé   ha  leer  aquellos  papeles  cargado  de  historia  y  donde  se  detallaba   tan  minuciosamente  todos  los  avatares    del   lugar  y  de  sus  habitantes,  empezó  ha  interesarme  en   serio,   ya  no  por que  a  mi  abuelo   le  hiciese  ilusión,   sino  por  que  era  interesante  para  mi  o  para  cualquier  otro  arquitecto.  Devolverle  el  esplendor  que  un  día  tubo  un  lugar  con  cinco  siglos  de  historia  era  poco  menos  que  un  reto,  o  así  lo  sentí  yo.

 

Entre  los  papeles  encontré  hasta   unos  antiguos  planos  de  algún  intento  de   rehabilitación  anterior,  así  como  trozos  de  historias  de  aquel  convento  con  iglesia  que  después  de  algunos  siglos  pasaría   a  ser  un  teatro.

Empecé  a  leer  todos  aquellos  folios   y  la  historia  de   aquel  lugar   cada  vez  me  atrapaba  con  mas  fuerza.

Conforme  iba  descubriendo  nuevos  datos  sobre  aquel  lugar  mas  absorbía   y  mas  necesitaba  conocer  acerca  de  aquel  sitio,  cuando   descubrí  que  los  monjes    dominicos  habían   cedido  su  querido  convento  a  el  ayuntamiento  del  pueblo   para   evitar  que   se  deteriorara  después   de   vivir   varios  siglos  en  el  y   de  haber  intentado  de  todo  para  evitar  tener   que  abandonarlo,  me  conmovió,  me   sorprendió  como  idearon  y  montaron  un  hospital  o  casa  de  reposo   donde  iban  a  reponerse  curas  y  obispos  de  toda  la  provincia,  a  si  como  los  de  las  provincias   vecinas   e  incluso  desde  Toledo,  (a   cuya  diócesis  perteneció   el  pueblo  hasta  mediados   del  siglo  veinte), esto  lo  del  hospital  lo  montaron  los  monjes  allá   por  el  mil  setecientos.

Después  vendría  a  finales  de  mil  setecientos  noventa  y  ocho  el  abrir  el  convento    al  pueblo  para  dar  clase  a  los  hijos   de  la  gente  acomodada,  ya  que  este  convento  era  famoso  entre  otras  cosa  por  impartir   una  cátedra  de   teología   desde  mucho  tiempo  atrás,  a  mi  este  hecho  me  sorprendió  ya  que  en  aquel  tiempo  el  pueblo  no  contaba  con  mas  de  mil  doscientos  habitantes,  también   me  hacia  gracia  comprobar  que   una  vez  mas  y  como   casi  siempre  mi  abuelo  Manuel  tenia  razón  cuando  nos  decía :

 

Reíd,  reíd,  pero  sabed  que  cuando  aquí  aun  erais  una  provincia  del   Reino   de  Aragón,  en  mi  pueblo  ya  había  una  cátedra,  al  final  tendría  que  reconocerle  que  tenia  toda  la  razón.

 

Empecé  ha  preparar  el  proyecto   a  la  vez  que  seguía   desmenuzando  la   historia  de  aquel  lugar.  Resulto  que  lo  que  yo  creía  que  me  iba  a  resultar  complicado   empezó   ha  salir  casi  solo  de  los  lápices  y  reglas,  parecía  que  había  pasado  la  vida  metido  en  las  ruinas  de  aquel  sitio,  aunque  la  verdad  es  que  no  se  si  pasaba  mas  tiempo  entre  los   papeles   de aquellos  archivadores   o  en  mi  mesa  de  trabajo  entre   lápices,  reglas   y  planos.

 

Una  noche  cuando  las  columnas  de  mármol  blanco  que  una  vez  formaron  parte  del  altar  y  después  del  escenario   del  teatro  se  me  resistían  a  cambiar  de  sitio  sobre  mi  plano   los  deje  quietos  y  volví   a  los  archivadores   para  descubrir  que  de  aquel  convento  había  salido   un  monje  pintor  hijo  del  pueblo  llamado  Domingo   Echevarria   y  apodado “Chaparrito”,  que  fue  alumno  en    la  Italia  del  siglo  dieciséis  de  los  mas  importantes  y  afamados   maestros  pintores    italianos  de  la  época,  volviendo  mas  tarde  a  Granada  donde  según  he  podido   descubrir   fue  tan  famoso  e  importante  que  sus  cuadros  están  colgados   en  el  museo  de  Bellas   Artes  de  esta  ciudad,  a  la   vez   que   una    de   las   calles   de  esta   ciudad  lleva   su   nombre.

 

Lo   que   mas   me  sorprendió    de   este  descubrimiento   fue  que   mi   abuelo   Manuel  nunca  me  había  hablado   de  el,  quizás   nunca   le  había  prestado   atención  a  aquellos  pocos  folios  donde   se   hablaba  de   “Chavarrito”,   o  quizás   al  pobre   “Chaparrito”,   le  había  pasado    lo   que  a   tantos   otros,   que  no  había  sido   profeta   en  su   tierra.

 

 

 

Quería  que    mi  proyecto  respetase   al  máximo  la   historia   de   aquel  lugar,   no   quería   que  fuese   un  cascaron  vacío  de   contenido,   mi  idea   era  que  la  gente  cuando  volviese  ha  entrar  allí  pudiera   sentir  su   historia,  que   los   muros   de  aquel   sitio  hablaran,  así   que  decidí   hacer  un  proyecto    no  solo  para  el  teatro,  sino  que   lo  haría   para  todo  el  conjunto.

 

Así  el   sótano   que  había  servido  de  cárcel   en  dos  épocas  distintas,  la  primera   tras  la   guerra   de   independencia   y  el   intento  de  la  primera  republica,   cuando  todo  el  país   hay  revueltas,   en  el  pueblo  de  mi  abuelo  y  su   comarca   también  las   hay   y  es  cuando  el  ayuntamiento   le  pide  a  la  Regenta  Maria   Cristina   en  mil  ochocientos  treinta  y  ocho  permiso  para   el  uso  de  dicho   convento  como   cárcel,  ya  que   varios  años   antes  se  había  producido  la   expropiación   de  la  mayoría  de  los  conventos    por  parte  del   gobierno.

La   segunda  vez  que  este  sótano  volvió   a   ser   cárcel   fue   un   siglo   después    cuando   en   España  estalla  la  guerra   civil  y  el  pueblo   vuelve  a   estar   sin   un  sitio  donde  meter  a  tantos  presos.

Mi   idea  era  que  ahora  este  sótano  sirviera   para  algo   diferente,  por  eso  diseñe  un  museo,  un   museo  de historia,  que  diera  al  lugar  amplitud  y  serenidad   donde  antes  había   habido  mazmorras   y  calabozos,  que  la  gente  que  lo  visitara  no  sintiera  fobia   ni  angustia,  sino  tranquilidad  y  una  buena  visión   de  la   historia   en   general  y  de   la  de  aquel   lugar   en  particular.

 

Mis ideas  con  respecto  a  lo  que  tenia  que   ser  aquel  sitio   cada  vez  mas   claras,  quería   que  los  habitantes   del   pueblo  de  mi  abuelo   Manuel  pudieran   disfrutar  de  un  sitio  que  la  historia  y  el  tiempo  siempre  les  estaba   negando.

En  la  parte  que   fue   convento  o  vivienda  de  los   frailes   y  que  después   de   las   expropiaciones    del  siglo  dieciocho  había  sido  comprado  por  particulares   siendo  usado   como  almacén   donde  guardaban   las  cosechas   y  los  aperos  de  labranza,  yo  cree  dos  zonas   independientes   sobre   mis  planos   aunque  relacionadas   entre   si,  una  seria  una   sala  de  exposiciones  donde   los   jóvenes   artistas  del   pueblo  y  de  toda  la  comarca  pudieran  dar  a  conocer  sus  obras  y  sus  trabajos.

 

La  segunda  una  sala  de  conferencias  o  de  congresos   donde  se  pudiera   albergar  desde  conferencias  sobre  los  yacimientos  arqueológicos  de  la  comarca   impartidos  por  profesores   y  arqueólogos,  hasta  congresos  sobre  la  fauna  y  flora  autóctona   de  las  sierras  que  rodean  a   esta  comarca  y   que  le  da  un  aspecto  peculiar  y  diferente.

 

Para   lo  que  queda  de  lo  que  un  día  fue  la  rica  y  gran  huerta  del  convento  y  que   durante  bastante  tiempo  fue  utilizado  como  plaza  de  toros,  diseñe  unos  bonitos  jardines  inspirados  en  los  preciosos  jardines  del  Generalife   granadino.  Quería  un  sitio  donde  los  visitantes  al  museo,  a  las  salas  de  congresos  o  exposiciones,  o  al   teatro  pudieran  tener  un  espacio  donde  descansar,  o  tomar  el  aire  de  la  sierra   que  según   creo  en  la  zona  sopla  bastante.

 

Para  el  final  deje  los  planos  de  la  iglesia  teatro,  el  lugar  del  que  tantas  veces   había   oído  hablar  a  mi  abuelo  Manuel,  donde  según  sus  propias   palabras   el  había  ha  prendido  a  amar  la  zarzuela  y  la  música   clásica,  desde  su  gallinero.

Yo  quería  que  mi  proyecto  respetase  los  recuerdos  de  mi  abuelo  y  de  todos  los  que  como  el  tenían   recuerdos  y  consciencia   de  lo  que  un  día   fue  un  coqueto  teatro   de  pueblo,  pero  también   quería   respetar  la  historia  de  aquellos   muros  impregnados  de  los  cinco  siglos   que  llevaban   en  pie,  soportando   todo  tipo  de  avatares,  quería   respetar  sus  cicatrices  para  que  las  jóvenes  generaciones  aprendieran   de  ellas,  quería  que  cuando  los  jóvenes   músicos   del  pueblo  se  subiesen   a  aquel  escenario  sintieran  la  presencia  de   todos  los  músicos  que  se  habían  subido  a  el  antes  que  ellos,  o  que  cuando  representaran   una  obra  de  teatro  los  actores  de  turno  sintieran   como  desde  el  rico  artesanado  mudéjar  de  su  techo   les  daban  la  bienvenida   centenares  de  otros  actores   que  pasaron  por  el  antes  que  ellos.

 

Así  que   decidí   que  el  escenario   con  sus  columnas   de  mármol   blanco   que  se  resistían   a  cambiar  de  sitio  se  quedaran   donde  estaban   aunque   lo  haríamos  unos   metros   mas  grande,  el   patio  de  butacas  seguiría   bajo  la   mirada  de   aquel  techo  impresionante   de  artesanado  mudéjar   por  el  cual  muchos  otros  sitios  habrían   pagado   una   fortuna,  y  para   que  esta  madera  del   techo  no  estuviese  sola,  al  suelo  del  patio  de  butacas  le  vestiríamos   de  madera  también,  aunque  nunca  se  podría  comparar,(eso  por  descontado).

 

El   teatro  de  mis  planos  volvería  también   a  tener  palcos  aunque  esta  vez  serian  menos  y   mas  pequeños,  para  que  no  se  viese  mucha  gente  amontonada   en  ellos  y  así  dar   una  sensación  de  mas  amplitud  y  mejor  acústica.

 

Pero  si  había  algo  que  debía   de  volver  a  existir  dentro  de  aquel  reformado  teatro,  eso  era  el  gallinero.

El  gallinero  tenia  que  ser  apropiado  a  las  dimensiones  del  teatro,  aunque  seria  mas  grande   que  el  anterior.

Esta  vez  no  estaría  por  encima  de  los  palcos  que   estarían   en  las  paredes   laterales,  sino  que  arrancaría   de  lo  que  en  su  día  fue  la  puerta  norte  de  la  iglesia   y  se  elevaría   al  frente  del   escenario,  sobre   ocho  columnas  de  mármol  que  estarían   distribuidas  por  la  parte  de  atrás  del  patio  de  butacas.

 

Poco  a  poco   fui  rematando   los  últimos   retoques  de  mi  proyecto,  el   cual  estuvo  acabado  justo  cuando  faltaba   algo  mas  de  una  semana   para   que  acabara  el  plazo  de  presentación,  así  que  lo  mande  por  correo   urgente,  sin  muchas   ilusiones  de  que  fuese   elegido   para   llevar  acabo.

Pero  dos  meses  después,  es  decir  el  pasado  dos  de  mayo  recibí   una  llamada  de  teléfono   desde  la  oficina  del  alcalde  del   pueblo  de  mi  abuelo   Manuel,  informándome   de  que  mi  proyecto  había   sido  elegido  para   la  rehabilitación   del  teatro  y  de  todo  el  conjunto  del  convento.

 

Ahora  estaba  en  la  carretera   a  muy  pocos  kilómetros  de  ese   pueblo  al   que  no  iba  desde   que   era   pequeño,  con   el   mejor  copiloto   y  guía  que   pudiera   encontrar   para   emprender  este  nuevo  proyecto  en  la  tierra   donde  están  partes  de  mis  raíces  y  todas  las  suyas,  mi  abuelo  Manuel   que  sonríe  cada  vez  mas  alegre  conforme  nos  acercamos   mas  a  su  pueblo:  HUESCAR

historiasdelaltiplano Ver todo

Página dedicada a la difusión del Altiplano de Granada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: