Skip to content

ORCE: UNA MUCHACHA ENGAÑADA

Orce y el amor en la Edad Moderna es un tema sobre el que ya vimos un caso dramático (SOBRE EL AMOR: UN CASO DE ORCE). Ahora os traigo un nuevo ejemplo sobre las difíciles relaciones hombre-mujer antes del matrimonio, aunque esta vez con un final más convencional.

Quizás os parezcan anédotas curiosas y lo son, pero lo cierto es que uniendo casos y estudiándolos, todos estos “chismes” suponen un filón imprescindible para la historia social, descubriendo aspectos cotidianos sobre las relaciones humanas en estos tiempos.

Una huérfana tutelada.

María Martínez había quedado huérfana y por lo tanto se le designó un curador, Juan de la Rosa, para que cuidara de ella y sus bienes hasta la mayoría de edad (en estos siglos suele ser los 21 años), o que contrajera matrimonio.

Ella ya había cumplido los 18 cuando conoció a Melchor Miguel en la tienda de su tutor. Fue seducida a pesar de que había trato de matrimonio con otro hombre y, enamorada, tuvo trato carnal con Melchor.

Un tutor burlado

Juan de la Rosa era comerciante en Orce, donde tenía una tienda de mercería. Como curador era responsable de lo que le pasara a María y, cuando descubrió el estupro, no le quedó otra más que denunciar a Melchor Miguel y llevarlo a juicio. Recordad que las relaciones prematrimoniales estaban penadas legalmente con multa y cárcel, y eran perseguidas tanto por la justicia civil como por la eclesiástica.

Un seductor sin escrúpulos

Para conseguir que María tuviera trato con él, Melchor recurrió a la estrategia más usada en los SS. XVI al XVIII por los hombres: ofrecer promesa de matrimonio. No sólo eso sino que además prometió darle en dote 1000 reales… Una cantidad desproporcionada para una muchacha pobre. Pero lo cierto es que no tenía intención de casarse, y además utilizó el enamoramiento de María para robar mercancía del negocio. Juan de la Rosa valoró los hurtos en unos 11.000 reales, aunque seguramente abultó la cantidad para elevar la presión sobre la denuncia.

del-amor-2
“… las relaciones prematrimoniales estaban penadas con multa y cárcel…”

Una solución extrajudicial

Poderoso caballero es don dinero, y así fue como todo quedó resuelto, con dinero. Se realizó un acuerdo ante notario por el que Juan de la Rosa apartaba el pleito, a cambio de recibir 396 reales para casar a María que ofrecería el padre de Melchor, llamado Juan Miguel. De esta manera la cantidad “limpiaría” la vergüenza de la muchacha engañada como en efecto ocurrió.

Un final honroso

Tan sólo 15 días después de haber llegado a un acuerdo, se escrituraba la dote matrimonial de María con otro hombre llamado Juan del Castillo. Ahora ella podía ofrecer 779 reales gracias a lo recibido por su engaño mas sus escasos bienes.

Respecto al futuro marido le ofreció en arras 330 reales, pero mientras que para las arras suele usarse la fórmula legal de “por honra y virginidad de la dicha”, en este documento obviamente no aparece mencionada la virginidad por ninguna parte.

Este tipo de final, el acuerdo extrajudicial y la compensación económica, fue la manera más común de arreglar los frecuentes estupros que se encuentran en los protocolos notariales de la Comarca de Huéscar. Y afortunadamente bastante menos trágico que ese anterior caso que ya os comenté de Orce.

historiasdelaltiplano Ver todo

Página dedicada a la difusión del Altiplano de Granada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: