Etiquetas

, , , ,

Ya ha quedado claro que en Orce no sólo continuaron viviendo numerosas familias descendientes de moriscos, sino además que muchas familias cristiano viejas no tuvieron problema alguno en emparentar con ellos y, ya pasados los años de la expulsión definitiva, se mostraron sin temor y sin pudor participando de nuevo en la vida pública del señorío. Pero falta por demostrar un punto.¿Cómo llegan algunos a principales?

Para esto hemos de tener en cuenta dos cosas:

  1. Los naturales, precisamente por ser los vecinos originales de Orce, habían desempeñado papeles importantes desde la incorporación a Castilla. Los alcaldes y regidores con antepasados nazaríes son constantes a pesar de la sublevación y la primera expulsión. Este desempeño de cargos se va haciendo más extraño conforme se inicia el S. XVII, pero no desaparece. En 1610 en pleno proceso de expulsión definitiva por ejemplo, Juan Sánchez de Molina, de familia cristiana nueva, es regidor. Pero no sólo en el concejo, recordemos la figura del sacerdote beneficiado Ballester, también cristiano nuevo.
  2. Los “moriscos” siempre tuvieron tendencia al emprendimiento: comercio, arriendo de molinos, oficios (panaderos, arrieros, etc), cuyas actividades compaginaban con la explotación de sus tierras. Esto supuso en algunos casos unos mayores ingresos y entrar a formar parte de la nómina de familias adineradas de la villa.

Los mismos rostros, las mismas ropas, las mismas devociones. Una realidad “oculta” que será asimilada.

familia

Créditos de la imagen

Con estos dos elementos, desempeño de poder y cierta acumulación de riqueza, la siguiente etapa a conquistar era obvia: convertirse en oligarquía. O como se nombraban entonces, ser principales; conquista que por otra parte era exactamente igual para los cristianoviejos. Para ilustrar estos puntos podemos traer numerosos ejemplos: en 1620 la viuda Quiteria Ramal vende 109 arrobas de lana a mercaderes genoveses, cifra que indica que poseía un buen número de cabezas de ganado. Ese mismo año esta viuda casará a una de sus hijas, cuya dote ascendió a 10.733 reales, una cantidad alta para el Orce de la época. Unos años después Alonso de Bustamante, casado con una Ramal precisamente, se manda decir casi 300 misas por su alma. Teniendo en cuenta que en esta época mandas superiores a las 100 misas son señal de situación económica desahogada, es fácil sacar conclusiones. No es el caso más espectacular: Antonio Martínez de Perea, de familia mixta y emparentado con los Escobar y García de Villanueva de Huéscar y los Marín de Baza, dejó una manda de 1093 misas.

Con estos dos elementos, desempeño de poder y cierta acumulación de riqueza, la siguiente etapa a conquistar era obvia: convertirse en oligarquía.

Del ejercicio de poder y del carácter emprendedor tampoco faltan los ejemplos. El regidor Juan Moreno en 1622 o Pedro Molina en el 23, quien además junto a su mujer, una Ramal de nuevo, arrienda el Voto de Santiago. Mientras otro Ramal, Francisco, será receptor de las bulas de la Santa Cruzada; Luis de Molina depositario del pósito, el sacerdote beneficiado Alonso Ballester de la iglesia de Castril, el beneficiado Espinosa de Orce, Antonio de Perea nombrado sacristán, Juan de Espinosa ministro de la parroquia, etc. Pero el golpe maestro lo ejecutarán varias familias orcerinas al juntarse para presentarse como fiadores del nuevo gobernador del señorío. Recordemos que los gobernadores tenían que ofrecer una cantidad considerable en metálico de dinero a los Señores de Orce y Galera para pujar por ese puesto. Y esta vez serán familias cristianonuevas quienes le presten nada menos que 33.000 reales. Y claro… amor con amor se paga. Para devolver el favor el gobernador apoyará el nombramiento de diferentes “moriscos” para los más altos cargos del señorío tras él mismo: Diego Enríquez será alguacil mayor, cargo normalmente desempeñado por familias de Baza oligarcas y con fama de hidalgas hasta la fecha, y el ya nombrado Luis de Molina será ministro de los Marqueses de Alcalá, Señores de la Casa y Estado de Baza y, por lo tanto, de Orce y Galera.

Queda una tercera vía por explorar también llena de sorpresas, y que será el post final a esta larga serie dedicada a la pervivencia de los naturales.