Skip to content

ORCE Y LA PERVIVENCIA DE LOS NATURALES III: DE OCULTOS A PRINCIPALES

Resulta muy complicado dar una cifra sobre cuántos cristiano nuevos se quedaron a pesar de la expulsión, por esa cuestión que ya comenté del baile de apellidos. Muchos descendientes se diluyeron ya después de la sublevación en apellidos comunes como Martínez o Hernández, de manera que se vuelve imposible seguir la pista. Pero podríamos hablar del orden de veinte vecinos repartidos entre Orce y Galera, sin contar las familias mixtas. Todos emparentados en mayor o menor grado, aunque sus matrimonios y relaciones económicas diferencian muy claramente dos grupos:

  1. – Un grupo formado mayoritariamente por familias de Galera pero muy relacionados con las de Orce. En principio son el grupo económicamente más débil y el más reconocible como “moriscos”. Familias Marín, Enríquez, Alhamar y Ramón (incluyendo apellidos usados a veces como Luna, García o Heredia).
  2. – Un núcleo residente en Orce compuesto por las familias más asimiladas, propensas a matrimonios mixtos y pegadas a los órganos de poder, incluso como beneficiados de la iglesia en plena sublevación. Son también los más acaudalados: Espinosa, Ramal, Molina, Zarza, Ballester, de la Iglesia.

Esto no quiere decir que son todos los que están, ni que están todos los que son. Además hablamos de apellidos, pero cada uno tiene varias familias: hermanos, tíos, primos, hijos, etc. Para entender la complejidad de los lazos y parentescos de estos dos grupos principales, hay que tener en cuenta otros puntos:

  1. Su presencia no se limita sólo a Orce y Galera: ya vimos como los Cali Abellán y los Martínez de Yeste se avecindaron en Huéscar abandonando Galera; hay Zarzas que se establecieron en Puebla de Don Fadrique; Mendozas, Enríquez, Marín y Espinosas en Baza por nombrar algunos casos. Los parentescos y matrimonios hacen que su sangre se extienda por toda la Hoya de Baza, Huéscar, Cúllar, Benamaurel, María, los Vélez, Caravaca, los Filabres…
  2. Este mismo fenómeno de emigración se produce a la inversa, y ya entrado el S XVII aparecen nuevas familias venidas de otros lugares, de las cuales hay bastantes sospechas de que pudieran ser cristianos nuevos o mixtos los Moreno y los Morales.
  3. Por último una gran cantidad de familias mixtas que, si bien no puedo asegurar que sean descendientes de naturales, desde luego emparentaron y se relacionaron contínuamente a través de varias generaciones con ellos. Hay indicios muy fuertes en los Bustamante y Muñoz de Orce de un  origen nazarita, y si hablamos ya de matrimonios mixtos la nómina y sospechas son interminables: Ambel, Sánchez Bindel, Morata, de la Loma, Perea, Varón, Aguilera, Hernández… llegando sus ramas a tocar familias como los del Barrio de Cúllar e incluso oligarcas de otras poblaciones como los Marín de Baza o los García de Villanueva de Huéscar.

historiasdelaltiplano Ver todo

Página dedicada a la difusión del Altiplano de Granada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: