Skip to content

ORCE Y GALERA LLAMAN A UN EXORCISTA

No se trata esta vez de brujería, como en La Noche Negra de Galera de 1750. Pero si que se trata de un acto mágico aunque fuera bendecido por la Iglesia… Fue muy común el acudir a la intercesión de santos para acabar con periodos de hambruna, sequías, etc… En Huéscar y La Puebla son incontables las veces que se acude en rogativa a la ermita de las Santas o incluso el pueblo pide permiso para traer las imagenes, para que intercedan en periodos de sequía. En Huéscar también fue muy popular la talla del Niño de los Frutos, que se consideraba especialmente bienhechor de los cultivos.

En casos como tormentas, nubes y pedrisco, se recurría a tocar las campanas. En algunos templos incluso existía una campana especialmente bendecida para este fin. Pero no sólo eso, a nivel popular era una creencia común que se podía disipar las nubes malignas disparando contra ellas… Porque se pensaba que las tormentas podían haber sido conjuradas por brujas, y quizás disparando a las nubes tuvieran la suerte de herir o matar a la hechicera y acabar con la amenaza.

exorcismo
Ritual del exorcismo de plagas del año 1763. El libro completo se puede consultar aquí.

Pero en el caso de plagas, existía la figura del exorcista: un sacerdote con fama de  poder calmarlas e incluso acabar con ellas mediante un ritual de oraciones y responsos. Estos sacerdotes solían pertenecer a órdenes de clero regular y ser especialistas en sermones, padres cuya capacidad oratoria los convertía en figuras reclamadas y reconocidas.

Así ante la gran plaga de langosta que asoló a Orce  y Galera a principios de los años 20 del S. XVII, los concejos de las dos villas decidieron recurrir a uno de estos padres. Hubo de desplazarse desde Úbeda el padre franciscano Fray Francisco de Bustos, el cual hizo el ritual en ambos términos. Si tuvo éxito o no es algo que las escrituras no cuentan, pero desde luego cobrar cobró. Y no es maledicencia: los sacerdotes cobraban hasta por salir en las procesiones. Y en concreto bajo la forma de “limosna”, el reverendo padre se embolsó nada menos que 1300 reales, el precio de una casa corriente de la época en Orce por ejemplo. El viaje desde luego le fue muy rentable.

historiasdelaltiplano Ver todo

Página dedicada a la difusión del Altiplano de Granada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: