PUEBLA DE DON FADRIQUE: UNA NUEVA GUÍA

Etiquetas

, , ,

Puebla de Don Fadrique no contaba con muchas publicaciones propias, pero parece que eso va cambiando. Hace casi un año veía la luz la edición de “Historia de Puebla de Don Fadrique en 90 imágenes“, una guía breve y entretenida para conocer un poco mejor el pasado del precioso pueblo.

antoniomartinmarin

Portada de la guía.

El libro se ha editado en un formato práctico, encuadernado en rústica y un tamaño cómodo. Tiene 141 páginas y se divide en 6 apartados, en los que se van desgranando etapas desde la Prehistoria hasta la Edad Contemporánea, mas un anexo con preciosos mapas históricos.

Uno de los grandes puntos de la guía es que es muy visual, con ilustraciones en todas sus páginas y fotografías antiguas que siempre gusta ver. Además su carácter es divulgativo, muy fácil de leer, lo que no quita que se hayan hecho aportaciones valiosas, como la atribución de las trazas de la parroquia a Covarrubias.

Los autores son Jesús Amurrio SánchezAntonio Martín Marín y contó con el patrocinio de la Diputación de Granada y el Ayuntamiento de Puebla de Don Fadrique.

Puede comprarse en el estanco y el museo de Puebla de Don Fadrique.

 

A Antonio Martín Marín lo conocemos unas cuantas personas. Yo personalmente desde hace ya (nosecuantos) años y, tengo que decir, está siendo un dinamizador de la cultura poblata. No sólo con sus publicaciones, sino contactando incansablemente con historiadores, blogueros, instituciones, compartiendo información y creando proyectos… Fue él quien movió todo lo necesario para que se digitalizaran varios libros de Protocolos del S. XVI, cosa que afortunadamente el ayuntamiento aprobó, y yo de rebote di una charla estupenda. Antonio, te debo una entrevista y va a caer ya mismo.

 

EL ALTIPLANO DE GRANADA Y EL FIN DE LAS COFRADÍAS DE SANGRE

Etiquetas

, , , , ,

En el Altiplano de Granada existieron cofradías de sangre al menos hasta finales del XVIII, como en todo el territorio español, en las que nazarenos, empalados y disciplinantes hacían penitencia pública mortificando el cuerpo.

Huéscar y la prohibición de 1777.

Huéscarcofradíasangre1777

Portada de la cédula de 1777 conservada en Huéscar

En el Archivo Municipal de Huéscar se conserva una Real Cédula expedida en 1777 por los Consejos Reales, por la cual se prohibía que hubiera empalados y disciplinantes en la procesiones y rogativas.

Esta sanción obviamente era para todo el reino, y pretendía cambiar drásticamente una costumbre muy arraigada entre el pueblo. Tan arraigada que aún a mediados del S. XIX podían verse disciplinantes en las procesiones de Madrid, por ejemplo. No sabemos si la cédula fue cumplida o no en el Altiplano, pero si en la misma capital del reino no se ejecutó es de imaginar lo mismo para nuestra comarca.

Las Cofradías de sangre en el Altiplano.

Sabemos que tanto en Huéscar como en Puebla de Don Fadrique, se celebraban procesiones generales el Viernes Santo desde el S. XVI. También el Señorío de Orce y Galera contaban con cofradías y hermandades que realizaban estación de penitencia para los oficios de Semana Santa.

Usualmente las cofradías en las que solían aparecer empalados y disciplinantes eran las de la Veracruz o Santo Crucifijo y las de Ánimas, normalmente vinculadas al entierro de Cristo, bien con un titular de Cristo expirado, bien con titular mariana (Soledad, Dolores, Quinta Angustia, etc).

En Huéscar está documentada la existencia de una Cofradía del Santo Crucifijo en 1580, según Huéscar con Historia. Pero seguro que es bastante anterior pues una cosa es cuando una cofradía o hermandad era aprobada, y otra cuándo era su fundación. En Puebla de Don Fadrique por ejemplo ya existía la cofradía de esa advocación en 1550, como he podido comprobar en testamentos de esos años. Y en Orce también existe ya una en 1590.

Lo que dice el documento

La cédula, expedida a partir de una petición al rey del obispo de Plasencia, hace gala de las no siempre fáciles relaciones entre el clero y las cofradías, cosa que hoy también ocurre. El texto arremete sobre todo contra las formas de penitencia más rigurosas:

“…el abuso introducido en todo el reino…de haber penitentes de sangre o disciplinantes y empalados en las procesiones de Semana Santa,… sirviendo sólo, en lugar de edificación y de compunción, de desprecio para los prudentes, de diversión y de griterío para los muchachos, y de asombro, confusión y miedo, para los niños y mujeres.”

También sanciona que las procesiones se prolonguen tras la caída del sol, “por ser una sentina de pecados, en que la gente joven y toda la demás viciada, se valen de la concurrencia y tinieblas para muchos desórdenes, y fines reprobados…” 

francisco_de_goya_y_lucientes_025

Procesión de disciplinantes, de Francisco de Goya.

 

Penitentes, nazarenos, empalados, hermanos de luz… ¿Quién era quién en un cortejo?

Seguramente a lo largo del artículo os habréis preguntado qué diferencia había entre unos y otros. Vamos a tratar de explicarlo:

  • Penitentes: todo aquel que sale en una procesión haciendo penitencia, de ahí su nombre. Para entendernos, penitentes son todos exceptuando músicos y costaleros. Y sí, las mantillas también entrarían en esta categoría. Antiguamente hacer penitencia no significaba ir con la cara tapada o un hábito o túnica especial. De hecho una persona podía ir detrás de una procesión, descalzo o con vela, a pesar de que no formara parte de la cofradía, simplemente por devoción o promesa.
  • Hermanos de luz: penitentes que portaban hachones o cirios, no tanto para dar luz (las procesiones se realizaban mayormente antes de la puesta del sol) sino porque así se acompañaba a los funerales. Y al fin y al cabo las procesiones lo que intentaban representar era un cortejo fúnebre para el entierro de Cristo. Hoy en día es la figura mayoritaria en las filas de las cofradías y hermandades que procesionan.
  • Nazarenos: penitentes que portaban una cruz. En Huéscar sigue existiendo esta figura en la procesión de Los Descalzos, el Martes Santo.

  • Empalados y aspados: penitentes atados a un “palo” ya fuera horizontal o en forma de aspa. No existen en el Altiplano pero sí se han conservado en otros lugares como Extremadura.

  • Hermanos de sangre o disciplinantes: penitentes cuya disciplina implicaba el derramamiento de sangre durante la procesión, mayormente por autoflagelación con cuerdas o flagelos de esparto. Se les conocía también como “picados” ya que al flagelarse, la sangre se acumulaba en la piel sin poder salir lo cual era peligroso, por lo que cuando se congestionaba la piel se les “picaba” con cristales rotos para que la sangre fluyera. Tampoco se han conservado en el Altiplano ni en la mayoría de España, pero siguen existiendo en ciertas localidades.

¿Qué os parece? Ahora sabemos un poco más sobre la Semana Santa en el Altiplano de Granada.

Vídeo

HUÉSCAR PROMOCIONA SU SEMANA SANTA

Etiquetas

, , ,

 

Huéscar, más allá de polémicas por los gustos particulares sobre las procesiones y manifestaciones religiosas, ha realizado a través de su Oficina de Turismo un vídeo promocional muy profesional y muy bien enfocado a la promoción turística.

Aquí os dejo el vídeo. ¿Qué os parece a vosotros esta iniciativa de Huéscar?

HUÉSCAR: LA VIRGEN DE LOS DOLORES ANTIGUA

Etiquetas

, , , ,

virgendoloreshuescar

Huéscar, antigua Virgen de los Dolores. pp. S. XX.

En Huéscar la Virgen de los Dolores es la encargada de abrir la Semana Santa cada año el Viernes de Dolores. La preciosa imagen actual de Sánchez Lozano, sustituye a la antigua talla atribuida a Roque López, discípulo de Salzillo, no menos bella y que por desgracia fue quemada, como casi todo el patrimonio artístico religioso de Huéscar, en la Guerra Civil. Por suerte se conserva esta fotografía entre alguna otra de principios del S.XX, donde puede verse la antigua imagen sobre unas andas de procesionar.

– ELEMENTOS A DESTACAR DE LA FOTOGRAFÍA

  • En primer lugar llama la atención la forma de vestirla, alejada del “sevillanismo” que suele contagiar a las semanas santas de toda Andalucía. No hay más que ver el pecherín y rostrillo de encajes puesto en vertical, que no tiene nada que ver con las vestimentas de hoy en día. Desde el punto de vista de la imagen, su vestimenta es mucho más correcta pues tanto Salzillo como su discípulo usaron la iconografía de la “addolorata” italiana (no hay que olvidar que el padre de Salzillo era napolitano).
  • No lleva palio, desde mi punto de vista otro acierto, pues por el gesto de la imagen, un palio corta la mirada hacia el cielo de la misma. Actualmente procesiona sin palio también el Viernes de Dolores.
  • El altar de cultos que se ve detrás de ella la presenta como reina, con un paramento forrado de “armiño” acabado en corona real.

– UN POCO DE HISTORIA

La imagen antigua era venerada en Santa María de Huéscar, donde tenía un altar propio del S.XVIII con hornacina en el mismo lugar que está ahora, que por desgracia también ardió. Era titular de la desaparecida Hermandad de las Ánimas.

Actualmente es titular de dos cofradías:

  • La de su advocación fundada en 1985, que procesiona el Viernes de Dolores y está formada íntegramente por mujeres.
  • La del Santo Sepulcro fundada en 1946, que procesiona el Viernes Santo junto con el paso del Santísimo Cristo Yacente, obra del imaginero granadino Sánchez Mesa.

Si os interesa saber más sobre la historia de la Semana Santa de Huéscar, os aconsejo que leáis esta entrada del blog oficial del Archivo Municipal de Huéscar El Archivo hace saber.

¿No creéis que se debería dejar Sevilla para los sevillanos, y potenciar lo que de original puedan tener las tradiciones del Altiplano? Para eso hay que investigar en fotografías antiguas y archivos, estar dispuesto a nadar contracorriente de lo que se considera “cofrade”.

Si el Altiplano es diferente, ¿por qué renunciar a lo propio para copiar lo de los demás?

Os dejo con esta reflexión personal sin ánimo de ofender a nadie, y esperando que os haya gustado esta fotografía de la Virgen de los Dolores de Huéscar.

SORIA MESA Y JUEGO DE TRONOS

Etiquetas

,

A Enrique Soria Mesa, catedrático de Historia Moderna en la Universidad de Córdoba, tengo el placer de conocerlo en persona: fue el quien me introdujo en el mundo del Archivo de Protocolos de Granada, dándome unas lecciones rápidas de cómo leer la escritura procesal y bueno… aquí estamos 20 años después, jeje.

Me declaro un gran admirador de su obra y reconozco que me gusta la polémica que suelen crear sus puntos de vista. Pero al fin y al cabo todo lo que uno diga en historia, o es demostrable mediante los documentos, o no es más que una opinión. Y él tiene una capacidad incuestionable de fundamentar documentalmente sus argumentaciones. Si la nobleza española fue un cajón desastre, por decirlo elegantemente, o si hubo permanencia de descendientes de moriscos y judeoconversos en mucho mayor grado del que pensábamos (en Orce ya lo hemos visto en este blog en ORCE Y LA PERVIVENCIA DE LOS NATURALES V. y anteriores), ahí están los datos para demostrarlo.

Y por otra parte tenemos esa gran serie, un fenómeno social del que soy fan absoluto: Juego de Tronos. La historia de los poderosos, y no me refiero sólo a reyes y aristócratas, es mucho más parecida a la serie de lo que se puede pensar. Familias enfrentadas, estrategias matrimoniales, maniobras diplomáticas y si… también asesinatos. Os asombraría saber cómo fue el día a día de Huéscar en el S XVII. Revueltas, venganzas, apresamientos, fugas de la cárcel, peleas entre seguidores de unas familias  u otras de varias decenas de personas … Si os parece increible, ya me creeréis cuando le llegue su momento a Huéscar.

Así que juntar el análisis y erudición de Soria Mesa para desentrañar las fundamentaciones históricas de Juego de Tronos, ha debido ser una cosa para disfrutar como un niño.

Si queréis saber sobre sus publicaciones podéis consultar el Google Scholar de Enrique Soria Mesa .

ORCE Y LA PERVIVENCIA DE LOS NATURALES V.

Etiquetas

, , , , , ,

En esta investigación sobre los “moriscos” que se quedaron en el Señorío de Orce y Galera el último punto que queda por analizar, por ahora, es la del matrimonio. Y para entender esto debemos aclarar una cuestión antes que a día de hoy nos resulta extraña, pero que fue fundamental en la Edad Moderna: la familia y la sangre.

Los parientes como red.

No es este el sitio para una aclaración profunda sobre el concepto y valor de la familia en la época, pero es importante que al menos os hagáis una idea para que podáis intuir la profundidad de las implicaciones de lo que se comenta. La familia en estos siglos todavía tiene algo de clan: no se trata sólo de los padres, abuelos y hermanos. Son los tíos, los primos, los primos segundos, la parentela en terceros y cuartos grados… La familia es una extensa red como si fuera una tela de araña en la que todos son uno. Todos se ayudan, todos se miran, todos se vigilan. Lo bueno y lo malo que haga u ocurra a un miembro, repercute en todos, no existe la individualidad. Por supuesto que cada persona tiene su idiosincrasia y su forma de ser, como hoy en día. Pero por encima de eso está siempre la familia, la honra que uno debe mantener para no manchar el nombre de los suyos. Porque no es el nombre lo que importa, no es la persona. Es el apellido, la sangre.

La sangre limpia.

En una sociedad con estos valores la genealogía se convierte en algo cotidiano e imprescindible. Las personas conocen su parentela, saben quiénes fueron sus bisabuelos, quiénes son sus parientes lejanos, en qué otros lugares viven familiares. Y en los reinos de España, donde los monarcas decidieron crear una identidad nacional basada en la religión católica, la “sangre limpia” se convierte no sólo en un valor inmaterial, sino en una realidad. La sangre con antepasados musulmanes o judíos podía impedir el acceso a las universidades, a ejercer en la inquisición, a determinados cargos y a la nobleza. Era una deshonra social punible. La “sangre limpia” fue un concepto que caló tan hondo que incluso hoy en día, se sigue pensando que los judíos y musulmanes hispanos eran de otra raza. Aquí no hubo tres razas, aquí hubo tres religiones, que no es lo mismo.

El éxito de la limpieza de sangre fue directamente proporcional a su falsedad. En unos territorios donde la religión judía estaba ya presente desde época romana y la musulmana lo estuvo durante siete siglos, lo de “limpio de toda traza” era obviamente absurdo.

Y los Reyes Católicos lo sabían perfectamente: ellos mismos conviertieron a nobles nazaríes en nobles cristianos, hicieron Señor de Castril y le dieron escudo a Hernando de Zafra, a pesar de descender de conversos. El mismo rey Fernando tenía antepasados judíos. Y Santa Teresa de Jesús, y Góngora y Fray Luis de Granada y tantas “glorias nacionales cristianísimas”. Y así lo hemos demostrado en el caso de Orce y los descendientes de naturales. Es cierto que la identidad cristiano vieja triunfó, pero también es cierto que se levantó sobre la mentira.

Orce y la ¿sangre sucia?

Y aquí es donde viene la “justicia poética” del asunto, si me permitís la expresión. A pesar de la deshonra social, de lo mal visto, de la importancia de la sangre, la verdad es que cristianos viejos de Orce emparentaron con cristianos nuevos, y esta sangre se fue expandiendo a través del matrimonio. Orce y Galera siguieron adelante a pesar de expulsiones e Inquisición, ministros de la inquisición que tenían conexiones con ramas “manchadas”. Siguiendo los hilos de esa tela de araña familiar de la que hemos hablado, al emparentar unas familias con otras por matrimonio, resulta que los descendientes de moriscos se cuentan por centenares en el Orce de los SS. XVII y XVIII.

Antiguos moriscos, nuevos poderosos.

Y de entre todas esas familias destacan las familias Ramal-Bustamante, por llegar a ser la más poderosas y ricas de todas. Sus orígenes están en los apellidos moriscos Molina y Zarza (desconozco cuál era el apellido musulmán original). Los Ramal además tienen una conexión con Puebla de Don Fadrique, de donde parece que tomaron el apellido.

  • La familia poblata de los Ramal, que fue una de las primeras familias oligarcas procedentes de Poyatos en Cuenca, se establecieron allí en la segunda década del XVI. Fue una familia muy extensa con una enorme fertilidad, lo que acabó empobreciendo al linaje al dividirse una y otra vez la riqueza. Pero tuvieron un enorme prestigio social y bienes que los llevo a emparentar con destacadas familias de Huéscar e incluso Cartagena. Por qué una familia “morisca” de Orce acaba tomando su apellido es algo que desconozco, pues como ya he dicho en otras ocasiones los protocolos de Orce sólo se conservan desde 1579. Sea como fuere, la cuestión es que su situación privilegiada los hizo emparentar con las oligarquías cristianoviejas de Orce y, puesto que las oligarquías tienden a casar entre sí, convertirse en antepasados de muchos apellidos ilustres de la Comarca de Huéscar.

Es cierto que la identidad cristiano vieja triunfó, pero también es cierto que se levantó sobre la mentira.

En el caso de Orce por ejemplo, las familias más destacadas fueron los Masegosa o Romero-Masegosa, los Sánchez-Romero y los Segura-Nieto. Los Ramal emparentaron doblemente en la misma generación con dos matrimonios, el de Domingo Ramal

palacio segura orce

Palacio de los Segura-Nieto de Orce. Dibujo del artista Juan Olalla Rodríguez, a la venta en su página juanolallarodriguez.com

Bustamante con Doña Antonia Sánchez-Romero y Masegosa (hija del gobernador Francisco Sánchez-Romero, quien además era alguacil mayor de la Inquisición de Orce), y su hermana Doña María Ramal Bustamante que casa con Andrés de Segura-Nieto (abuelos del temible Don Andrés de Segura-Nieto y Ramal). Lo curioso es que los dos hermanos, Domingo y Doña María, descendían tanto por parte de padre como de madre de familias cristiano-nuevas, hecho que no pareció ser un problema para el matrimonio con un ministro de la Inquisición como hemos visto, ni para que otro de sus hermanos, Juan Ramal Marín, fuera alcalde de Orce. Los Segura-Nieto volverán a casar con Ramales y añadirán este apellido sin complejo ninguno a la larga lista que arrastraban. Por lo tanto los Marqueses de Dos Fuentes, como descendientes de los Segura-Nieto, tuvieron ramas “moriscas” en su árbol.

Los Masegosa por su parte, que a finales del S. XVI y principios del XVII habían evitado emparentar con familias cristiano nuevas, acabarán cediendo ante la realidad y enlazarán con los Moreno. Concretamente Juan Romero-Masegosa se casará a finales del XVII con Doña Catalina Moreno Maestre. Una hija de este matrimonio, Doña Juana, se casará con su pariente lejano Don León Sánchez-Romero, también ministro de la Inquisición. Los Moreno también serán antepasados de los Mellado así como los Ramal, cosa que tampoco será obstáculo para que Don Joaquín García Mellado sea nombrado Caballero de Carlos III en 1816.

  • El caso de los Bustamante es aún más complejo, dado que su descendencia es mucho más extensa. En Orce por ejemplo Doña Ana de Bustamante casó con el gobernador Juan Toledano Mellado sobre 1668. Pero lo realmente espectacular de esta familia, es que a través de enlaces matrimoniales construyeron un auténtico clan formado por ellos y las familias Hurtado de Huéscar, y Reinoso, Tomás y Amorós de Orce y Galera. Este clan familiar constituyeron un auténtico bando bastante violento, especialmente en Huéscar, completamente involucrados en las tremendas luchas de poder de los oscenses. El clan Hurtado-Bustamante protagonizará enfrentamientos épicos, incluidos asesinatos, motines, asaltos de cárcel y bandolerismo, que aún están por sacar a la luz.

Espero que esta larga investigación, sobre la que habría mucho que decir aún, os haya gustado. Y sobre todo haber contribuido a que se deje de mirar la cuestión morisca como algo extraño y ajeno. Estas personas que a pesar de ser los naturales, fueron considerados como “extranjeros” cuando en realidad, al menos en Orce y Galera, fueron nuestros antepasados.

Cita

UN MICRORRELATO DE ROSA CHILLÓN

Etiquetas

, , ,

Una de las cosas que más satisfación puede dar a un bloguero, o la que más, es ver que lo que escribe interesa. Gente que interactúa, que comenta, que pregunta, aunque sea  simplemente escribirte para decir que le gusta una entrada o le parece interesante. Pero que alguien te diga que tus post le han servido de inspiración… Buff. ¡Eso es todo un halago!

Rosa Chillón es una lectora de Historias del Altiplano, muy activa en el grupo de Facebook Huéscar en el recuerdo. Allí suele colgar fotos de Huéscar y compartir con los miembros microrrelatos sobre recuerdos, anécdotas, personajes o leyendas de Huéscar. Y este Sábado tuve la gran alegría de recibir un mensaje suyo diciendo que la entrada de ese día ( ORCE Y LA PERVIVENCIA DE LOS NATURALES IV: DE OCULTOS A PRINCIPALES.) le había inspirado una de sus historias. Yo estaba encantado, por supuesto, y le ofrecí publicarla en el blog si me daba permiso…

Así que señoras y señores, con todos ustedes Rosa Chillón y su estupendo relato. Muchísimas gracias por este “regalo”.

EL CABALLERO

Un lustro ya desde que partiera como escudero de la casa de Maza hacia el Nuevo Mundo… A su padre, hombre principal de la villa de Orce, no le bastaba con contribuir en poner o quitar alguaciles, quería a toda costa que los castellanos viejos lo respetaran a él y a toda la familia. Por ello no perdía la oportunidad de hacerse valer ante los señores de todo el entorno. Así es como él, Alonso de Ramal, había llegado a formar parte de aquella expedición. Su padre con el que compartía nombre había pagado quinientos reales para que él, su hijo. formase parte de ella. También preparó su casamiento para su vuelta, y había pagado a la iglesia una misa por cada semana que su hijo estuviera fuera. Aunque marchó contra su voluntad a hacer algo que no le gustaba, ahora volvía como caballero, con la faltriquera llena y el reconocimiento de la corte por su aportación en la conquista de nuevas tierras en ultramar A lomos de su corcel negro estaba a punto de entrar en la villa que lo viera nacer, para honrar a su padre y desposar a aquella joven dama que lo esperaba…

¿Continuará?…